Muro cortina: tipología, montaje y ventajas - Faveli
21855
post-template-default,single,single-post,postid-21855,single-format-standard,theme-stockholm,qode-social-login-1.0.2,qode-restaurant-1.0,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-4.7,wpb-js-composer js-comp-ver-5.7,vc_responsive

Muro cortina: tipología, montaje y ventajas

El muro cortina es un sistema de envolvente de fachadas también conocido como fachadas ligeras. Se diferencia de las fachadas ventiladas porque el muro cortina es un conjunto, sin partes separadas.

Sí se tiene en cuenta la estructura del edificio, para el estudio de qué líneas predominan: las verticales o las horizontales.

Para su montaje, se utilizan perfiles laminados de acero que hacen la función de anclajes y de elementos portantes de la estructura. Los perfiles del muro cortina pueden ser de acero inoxidable, acero galvanizado o aluminio. Por último, los antepechos llevan consigo materiales aislantes. Los acabados son de diferentes tipos y calidades, según el presupuesto que se maneje o las dimensiones de la fachada que se va a recubrir.

Tipos de muro cortina

Hay muchos tipos de muro cortina, por eso hemos elegido la clasificación más completa que existe y que fue realizada por la Unión Europea para la Aprobación Técnica de la Construcción.

  1. Fachada-Cortina continua en todos los sentidos.
  2. Fachada semi-cortina continua en todos los sentidos.
  3. Fachada- cortina encajada verticalmente.
  4. Fachada semi- cortina encajada verticalmente.
  5. Panel de Fachada continua entre forjados.
  6. Panel de Fachada semi- continua entre forjados.
  7. Panel de Fachada encajado en los cuatro lados.

Ventajas de instalar un muro cortina

La instalación del muro cortina puede ser opaca o acristalado. La estructura es autoportante, es decir, se mantiene por sí misma tras ser anclada a la estructura del edificio. Esta elección aporta numerosas ventajas, que a continuación enumeramos.

 

La primera es que el comportamiento sísmico es muy favorable en comparación con otros sistemas. Esto se debe a lo que acabamos de explicar: la independencia entre la fachada ligera y la estructura del edificio.

 

Otra ventaja es que la estructura es liviana, de manera que el edificio no tendrá un peso extra que resistir. Esto supone una gran solución para edificios de gran envergadura o altura.

 

Las fachadas ligeras vienen prefabricadas, por lo que el estudio de arquitectura puede jugar con la modulación de sus componentes, facilitando el cerramiento exterior.

 

Su fácil mantenimiento y limpieza son otro de los puntos a favor, manteniendo la buena imagen del edificio, sea público o privado. Sólo se necesita un lavado cada cierto tiempo.

 

Una alta tecnología desarrollada en este sector convierte a los muro cortina en un buen controlador térmico. Permitiendo regular la incidencia del sol en el interior, una ventaja que no todos conocen.

 

Por último, la seguridad en edificios de altura y la durabilidad del material utilizado, lo presentan como una opción muy demandada.

 

Si quieres tener más información, contacta con nuestros especialistas.